Entregan consejos de autocuidado para usar nieve artificial y globos de los deseos


Un llamado al autocuidado y la precaución al comprar y utilizar dos productos relacionados con las fiestas de fin de año hizo la SEREMI de Salud de Tarapacá, refiriéndose a los denominados globos de los deseos y la espuma en aerosol o nieve artificial, ya que sin los resguardos necesarios estos pueden provocar daño tanto a quienes los utilizan como a terceros.

En el caso de la nieve o espuma artificial, la cual puede provocar irritación en la piel e incluso quemaduras al usarla cerca del fuego, la autoridad sanitaria aclaró que este tipo de productos contienen sustancias químicas reguladas en el Reglamento de Almacenamiento de Sustancias Peligrosas, como butano y propano, que corresponden a gases inflamables. Por lo anterior, la recomendación es a no utilizarlos con fines lúdicos ya que no son un juguete.

De este modo, la Seremi de Salud, Patricia Ramírez, indicó que “este producto no puede ser utilizado por niños, ya que puede provocar irritación en la piel y presenta riesgo de inflamación al contacto con el fuego”, agregando que a través de la Unidad de Estudio de Impacto Ambiental y Control de la Contaminación fiscalizan la venta de estos artículos en el comercio establecido, corroborando el cumplimiento de las exigencias de etiquetado y su debido almacenamiento.

GLOBOS DE LOS DESEOS

En cuanto al uso de los globos de los deseos, Ramírez explicó que actualmente no existe una normativa sanitaria que restrinja o prohíba la venta o uso de los mismos.

Sin embargo a raíz de los eventuales riesgos para la salud de las personas que pueden ocasionar debido a la caída de estos globos encendidos y el consiguiente riesgo de incendio o quemaduras, la autoridad sanitaria recomienda a la población no usar estos globos en zonas pobladas o lugares de gran afluencia de público.

“Nuestra recomendación es que la gente si va a comprar estos globos de papel los utilice exclusivamente en lugares alejados, donde estén seguros de que no se corra el riesgo de provocar un incendio en el entorno cercano, ya que de caer encendidos en los techos o en algún árbol, se puede ocasionar un incendio y provocar daños a otras personas”, sentenció Ramírez.


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*