Concluye semana del salitre en Humberstone

Después de varios días de celebraciones y añoranzas, las distintas agrupaciones de pampinos pusieron término a la 37 Semana del Salitre y renovaron su compromiso para seguir manteniendo vivas sus tradiciones. Los actos de cierre se realizaron, como ya es una costumbre, en la Oficina Salitrera Humberstone, el pasado domingo 3.

La primera actividad fue la celebración de la Misa Pampina, realizada en la Iglesia San Mauricio, y amenizada por el Coro Pampino, que dirige el profesor Williams Sembler.  Especial colorido le dio el hecho que los artistas vestían a la usanza de la pampa.

La jornada también contempló un acto cívico en la plaza de Humberstone, que reunió a cientos de pampinos, pese al abrasador sol del mediodía. Se presentaron diversos artistas que con su música recordaron los días en la pampa.

El mensaje inicial lo dio Sara Benavides González, Presidente de la Corporación Hijos del Salitre, organizadora de la semana pampina, quien dijo estar “con el   corazón henchido de alegría, de ver acá a tantos pampinos de diferentes salitreras, que llegan cada año, convocados por la pampa; la que nos recuerda que somos sus hijos, que fuimos a la escuela juntos. Aquí tuvimos nuestras familias y formamos una gran familia pampina, y que hoy seguimos luchando por nuestra cultura y nuestras tradiciones”.

En su calidad de anfitrión y como Presidente Ejecutivo de la Corporación Museo del Salitre, Silvio Zerega señaló que es muy emotivo ver cómo se reencuentran los pampinos. “Humberstone es también un lugar de encuentro para todos los pampinos, que vienen de Arica, del resto del país e incluso del extranjero. Sin embargo, lo que quiero destacar es la participación de muchos jóvenes, descendientes de pampinos, que tienen el deber de luchar por el legado pampino”, expresó.

Anunció que en enero del próximo año, y tras un estudio acucioso, financiado con recursos públicos, provenientes del Gobierno Regional de Tarapacá, se entregará al Consejo de Monumentos Nacionales, los documentos para que se evalúe que 30 oficinas salitreras, algunas Paradas y otros sitios, puedan ser declarados como patrimonio histórico nacional.

A los actos y en representación del alcalde de Iquique Mauricio Soria, asistió Pedro Oróstica, quien valoró el esfuerzo de los pampinos por llegar cada año hasta Humberstone y su compromiso de luchar por su cultura. Dijo que la participación de las personas es fundamental y destacó todo lo relacionado al ciclo del salitre y la vida que se desarrolló en la pampa, como una eje fundamental orientado al turismo de intereses especiales.

En la ocasión se hizo un reconocimiento al fundador del Primer Sindicato de Trabajadores de Humberstone, Juan Antonio Latrille, -el huaso Latrille-, fundado en 1948. Su nieto Marco Antonio, hizo entrega de un cuadro histórico, al Presidente de la Corporación Museo del Salitre, Silvio Zerega.

 

DESFILE

Bajo la organización del Municipio de Pozo Almonte, los actos concluyeron con el desfile, frente a la Pulpería de Humberstone, por donde pasaron una a una las agrupaciones pampinas.  Desfilaron en su mayoría adultos mayores, que incluso lo hicieron con el apoyo de bastones o en silla de ruedas.

Llamó la atención la presencia de Rigoberto Echeverría, que a sus 91 años y tras haber sorteado varios episodios complicados de salud, llegó a Humberstone para sumarse a la Semana del Salitre, pese a que debe desplazarse en silla de ruedas. Le acompañaba su hijo Sergio, alcalde de la Comuna de San Joaquín, quien vino a acompañar a su padre, que acaba de cumplir 91 años.

Mientras esperaban su turno para desfilar, los pampinos expresaron la emoción de participar. Mirta Barrionuevo, de Oficina San José, que viajó desde Antofagasta, dijo sentirse feliz, añorando su vida en la Pampa.

Pedro Rojas, nacido en Humberstone, señaló que vuelve cada año a la pampa. Recuerda que la vida en las diferentes oficinas “era tranquila, alegre, donde todos éramos amigos”.

Sandra Mella, hija de pampinos, vive en Santiago pero vuelve siempre en esta fecha a Humberstone. “Ahora hemos traído a nuestra hija, la bisnieta de mi abuelo pampino, para que conozca sus tradiciones”.

Eduardo “maravilla” Prieto, también participó en las actividades. “Desfilo para rendir un homenaje a mi mamá que fue boletera en el teatro de Humberstone. También a mi señora que nació en la pampa”, dijo.

Carlos Ordenes nació en Iris, pero vivió en varias oficinas. “Fui herrero, estuve en la fragua, trabajé en Alianza. Fui muy feliz en la pampa”, recordó.

Carlos Luz Angel, nació en Victoria. “Este es un momento emocionante, porque me encontré con amigos que hace tiempo no veía. Lo que más valorizo de los años de la pampa, es el esfuerzo de mis padres y de muchas familias que lucharon por darnos una muy buena educación”.

Hugo Cejas, de la Agrupación de Pampinos de Santa Laura: “Es tercer año que participamos como Agrupación. Estar acá nos trae muchos recuerdos de nuestros padres, de la familia. Mi padre se sacó la mugre trabajando, de sol a sol”, señaló, vistiendo el traje del pampino derripiador, un rudo trabajo que se hacía en las calicheras.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*